lunes, 31 de marzo de 2008

Pepito

Apufff, qué desastre, tantos días sin actualizar esto...



Y mira que hay cosas de que hablar...
No sé qué ha pasado.

domingo, 16 de marzo de 2008

Perderme en el Cantábrico



Estos días...




...n
ecesitaba tanto, tanto, marcharme... que me fui.




Ya he vuelto.


martes, 11 de marzo de 2008

Presentación de El final del cuento, él solito.






El texto ha quedado canijo, aquí, en la imagen... aunque pinchando en ella se ve más grande, lo reproduzco:

"Te invito a la presentación de mi libro El final del cuento, que tendrá lugar mañana día 12 de marzo, a las 7 y media de la tarde, en el salón de actos de la Biblioteca Pública de El Fontán, por gentileza de: Foro abierto, de la librería Cervantes.

Me acompañará Jaime Herrero, y trataremos de pasar un buen rato entre todos.

Nos estamos preparando, ya ves... ¡Gracias!"

Como este blog tiene visitas de sitios increíbles, añado que todo esto tendrá lugar en Oviedo. Para que calcule el de la baja California si le merece o no la pena venir.

No creo que haya canapés, vengan ustedes comidos de casa, o tráiganse un tupper, si la cosa les da hambre.

Besos.

jueves, 6 de marzo de 2008

Maneras de entrar en casa

Quisiera dar las gracias a Fernando Beltrán por el tiempo y el interés que ha dedicado a El final del cuento. Lo demuestra en un pedazo de artículo, que esta mañana me ha dejado abrumada. Por supuesto, gracias también, a El Cultural, de La Nueva España, (es decir, a su coordinador, Francisco García Pérez, ya que El Cultural, en sí, no se comunica conmigo).

El artículo se titula Maneras de entrar en casa (tengo que escribir sobre eso), sale un fotón de servidora (mi mami dice que estoy guapa, guapa, pero, como tengo dudas, creo que voy a enseñárselo a mi abuela) con sanas patas de gallo que demuestran que, de momento, no me ha dado por el bótox.

Y Fernando hace una reflexión muy poética sobre cómo le llegó y cómo leyó El final del cuento. Creo que le gustó.

Me encuentro, al pasar página, con una entrevista a David González, y me hace sonreir la coincidencia. En el suplemento, además, un análisis de las publicaciones más importantes sobre el cambio climático, a cargo de Félix F. Méndez. También sonrío.

Sí, hoy, para verme, compré el periódico de árbol muerto. Pido un pequeño perdón, y prometo que trataré mejor a esa planta de Ikea que tengo en la sala, que la pobre sufre mucho, y eso que en Ikea les deben meter injertos de algo que resista vientos, mareas y calefacciones... no voy a poner ejemplos.

martes, 4 de marzo de 2008

El final del cuento, cita inicial




Bien, Clarice, ¿han dejado de balar ya los corderos?...

No me sorprendería que la respuesta fuese sí y no. Los corderos se habrán callado de momento, pero usted, Clarice, se juzga a sí misma con la piedad de la balanza del Averno y tendrá que ganarse una y otra vez ese bendito silencio…

No tengo intención de ir a visitarla, Clarice, porque el mundo es más interesante si usted está en él. Procure hacerme objeto de la misma cortesía…

Algunas de las estrellas que nos guían son las mismas.

Hannibal Lecter


nebulosa de Orión

foto de www.forosbuscadores.es